CERRAR X

Contáctanos

Completa el  formulario, y nos pondremos en contacto.

Gracias! Nos pondremos en contacto.

Oops! Tente novamente

nació la red de innovación política en américa latina, 2016

1/7/2016

Nació la Red de Innovación Política en América Latina

Relatoría de lo acontecido en el encuentro en Buenos Aires

La minga, del quechua mink´a, es el encuentro colaborativo entre pares y vecinos para hacer algún trabajo en común y compartir después una generosa comida o merienda para celebrar los resultados logrados y afianzar los lazos tendidos. Durante tres días activistas políticos, hackers, representantes políticos, periodistas e investigadores de diez países latinoamericanos hicieron una minga política en Buenos Aires. Juntos forjaron una identidad propia y empezaron a tejer la Red de Innovación Política de América Latina con el objetivo de redistribuir el poder.

El resultado fue la creación de nociones comunes para operar la innovación en la política latinoamericana. Así, acordamos que innovación es para nosotros: “una estrategia para resolver los problemas de siempre con los recursos, culturales y tecnológicos, de hoy; crear nuevos procesos que pongan a las personas como eje de la construcción democrática; difundir una cultura libre, abierta y colaborativa que construya nuevas formas de vivir, consumir y producir”. Estas nociones, y otras que nos definen, las recogimos en un solo texto que representa nuestra visión de conjunto: la Carta para una democracia de comunes.

Pero creamos mucho más que narrativa. Creamos una visión de red que nos empodera más allá de nuestras individualidades. Durante la Minga generamos solidaridad, capacidad colectiva y estrechamos nuestro espacio común, Latino América.

Aquí te contamos el proceso, ponemos a tu disposición videos y documentos, y te invitamos a ser parte de nuestra minga política.

Ocupemos la minga

Buscando una narrativa que nos defina, nos encontramos con nosotros mismos reflejados en personas de diferentes nacionalidades, contextos e historias. Nos unieron nuestros objetivos y sueños comunes.

El primer día del encuentro de la Red de Innovación Política tuvo lugar en el Club Cultural Matienzo, un espacio que busca la construcción de identidades colectivas y la generación de lazos entre personas, ideas y saberes diversos. Nuestro objetivo era entablar un diálogo para terminar de construir colaborativamente un solo documento que nos defina, la Carta para una Democracia de comunes. Este proceso ya había iniciado varias semanas antes de nuestro encuentro de manera online pero terminaría de conformarse con acción de red en el espacio analógico.

Conversamos primero sobre nuestra percepción de la situación en la región, coincidiendo en problemáticas que nos afectan a todos y todas, como: el alejamiento de la política formal del ciudadano y la sobre concentración del poder en pocas manos; la apropiación discursiva de métodos y acciones de red preexistentes a la denominada revolución digital por parte de empresas privadas y elites económicas; la centralización de la vida en el ser humano dejando de lado la naturaleza; la discriminación y marginalización de personas en relación a su género, adscripción étnica, rasgos físicos o pertenencia comunitaria.

A partir del establecimiento de un diagnóstico común, decidimos asumir como el eje de nuestra lucha la construcción de una democracia de comunes que redistribuya el poder, amplíe la inclusión política y promueva los derechos humanos. Establecimos los alcances de nuestra definición de innovación y definimos nuestros adversarios, siendo aquellos que buscan concentrar recursos para beneficio propio, defender estructuras cerradas y excluyentes de poder, explotar los recursos naturales sin consciencia de su finitud, mercantilizar la información y datos de las personas. Y en base a todo lo anterior, hicimos un llamado a la acción ciudadana.

Una democracia de comunes

En base a la narrativa que creamos, destinamos el segundo día de nuestro encuentro a entablar un diálogo abierto con todas los ciudadanas que se dieron cita en el Centro Cultural Matienzo.

La primera parte del diálogo fue destinado a presentar a todos y todas el texto de la Carta para una Democracia de Comunes. Tres miembros de la Red de Innovación Política, Bernardo Gutierrez, Antonella Perini y Antonio Martínez, quienes hicieron de curadores durante parte del proceso online de la redacción, nos comentaron acerca de las visiones y objetivos que recoge el documento, para que luego Fabrizio Scrollini y Sofía Galisá Muriente dieran lectura de la Carta.

Cerrada esa parte, dimos espacio a tres charlas: Redistribución del Poder, Tecnologías para la Participación Cívica y Ciudadana, y Estrategias para un Sistema Político Abierto.

1er. Panel: Redistribución del Poder

La primera fue atizada por las preguntas que Florencia Polimeni, como facilitadora, hizo a Alessandra Orofino, Pedro Kumamoto, Sofía Gallisá Muriente y Camilo Romero en torno al poder y acción política. “La redistribución de poder obliga a la construcción de plataformas alternativas para ejercer la política” dijo Sofía Gallisá Muriente, “es distribuir el poder es incluir en la toma de decisiones a todxs aquellxs que fueron marginadxs” acotó por su lado Kumamoto.

Camilo Romero, dio otro tono al debate al llamar a la acción: “la redistribución de poder no nos la van a dar, tenemos que ganarla…los ciudadanos nos corresponde ganar espacios de decisión”. De igual manera Alessandra Orofino mencionó que “la política ya no se hace cada cuatro años, se hace cada día. Depende de nosotros participar en ella”.

2do. Panel: Tecnologías para la Participación Cívica y Ciudadana

El segundo panel tuvo como coordinadora a Melisa Gorondy-Novak y como invitados a Fabrizio Scrollini, Mónica Villegas, Pablo Collada y Caio Tendolini. Se preguntó acerca de: ¿Qué herramientas digitales usa el ciudadano para participar de la política? ¿Cómo generar impacto social real usando tecnologías digitales?

Fabrizio desde su experiencia en datos abiertos mencionó la importancia de pensar en los impactos antes que la tecnología, “abrir datos no habilita automáticamente a la ciudadanía a ejercer poder, se necesita generar capacidad. El secreto del uso de tecnologías a favor de democratizar conocimiento es la intención”. Igualmente Pablo reflexionó sobre que si bien la tecnología puede habilitar la dinámica ciudadana, primero hay que pensar en los procesos sociales: “la tecnología no redistribuye el poder por sí sola”.

Para Mónica Villegas, parte del aprendizaje que tuvo con Bogotá Cómo Vamos fue la importancia de entender las luchas locales desde el territorio antes de proponer soluciones, pues la gente puede ser reacia a cualquier intervención tecnológica que no tenga relación con sus necesidades reales.

Caio, muy oportunamente, reflexionó sobre repensar el rol que le estamos dando a la tecnología tomando en cuenta que la innovación no surgió en la era digital; las prácticas de red, el trabajo colaborativo, las maneras de hacer política más innovadoras preexisten al internet.

Pablo Collada remató la charla comparando a la tecnología con la sal. La sal hace que las comidas sean mejores, pero si la comida no es buena, de nada sirve, así “la tecnología es la sal de procesos sociales y transformadores bien pensados”.

3er. Panel: Estrategias para un Sistema Político Abierto

El último panel tuvo acaso un tono más político y a la vez escéptico, que vino de “la pimienta” que introdujo Julio “Coco”, quién facilitó el espacio, junto con los invitados: Ana Lis Rodríguez, Monique Evelle, Giorgio Jackson y Alejandro Encinas.

Giorgio dio continuación a la anterior charla mencionando que “no estamos reinventando la rueda, hay que reconocer las luchas previas y aprender de ellas”. La diferencia es que hoy tenemos la oportunidad de “nutrir las luchas históricas con información y nuevas posibilidades de acción”.

Alejandro Encinas recordó que muchos de los presentes, él incluyéndose, venimos de la política tradicional y cerrada pero las redes digitales nos están permitiendo romper el molde y habilitando a un nuevo tipo de ciudadano. En ese sentido, no caigamos en el discurso de la anti-política pues eso está permitiendo que poderes fácticos capturen el poder, es momento de ser más políticos y traducir el agravio en acción.

Monique Evelle fue menos apasionada y más crítica. Mencionó que la tecnología no es el motor de cambio que a veces creemos pues el hecho de que una persona posea un smartphone no significa que esté más incluida, que el hecho de que por llenar cuotas se incluya a un antes marginado, no implica que se haya solucionado el problema de la discriminación. En ese tono, re lanzó la pregunta: ¿Gobierno abierto para qué?

Ana Lis reintrodujo la construcción de lo común: “tenemos que recuperar la capacidad y confianza en organizarnos entre nosotros los ciudadanos, de otro modo es difícil pedirle algo al Poder”. Es decir, tenemos que ser más que nuestras individualidades y ser más juntos, ahí yace el poder de la red. Concluyó contraponiéndose a todos aquellos que no buscan construir un mundo más justo y quienes sólo buscan concentrar el poder para mantener sus privilegios.

Acción desde los márgenes

La fábrica IMPA de Buenos Aires representa un icono para la acción política en red. IMPA fue una importante empresa metalúrgica y plástica que fabricó envases, bicicletas y hasta aviones. En 1998, después de malos manejos administrativos y una deuda que superaba los 8 millones de dólares, fue recuperada por sus propios trabajadores para evitar su cierre. Los trabajadores no sólo lograron salvar la fábrica, sino que también generaron un modelo de autogestión bastante efectivo. Hoy IMPA coordina y aloja en su propio espacio a más de 400 empresas productivas, a diversos centros que fomentan una cultura abierta y popular, y una escuela de formación para adultos.

Ese fue el escenario que escogimos para inspirarnos y pensar nuestra red más allá de la narrativa, llevarla a la acción común.

Pusimos sobre la palestra nuestras inquietudes, pero más que todo, nuestras visiones y perspectivas. A través de metodologías de intercambio de ideas entre pares y luego en grupo, convergimos en

Mucho con Poco en México, Cuidad de Oaxaca

June 14, 2013

En el marco del proyecto Mucho Con Poco, Asuntos del Sur organizó talleres con jóvenes activistas de todo México. El objetivo de esta actividad es trabajar en conjunto, compartir experiencias y transmitir herramientas a organizaciones sociales que buscan la mejora de la calidad democrática en sus comunidades. La ciudad de Oaxaca en México se convirtió en sede del primer espacio de encuentro y logró reunir a jóvenes de diversas regiones del país, del Distrito Federal, Guadalajara, Puebla, Oaxaca, Jaltepec entre otras. Todos pertenecientes a instituciones sociales diversas que comprendían desde las universidades como la UNAM, ITESO, la Universidad Iberoamericana Puebla, la Universidad Mesoamericana, el Instituto Intercultural Ayuuk, hasta encontrarse miembros de movimientos juveniles como el Movimiento Estudiantil YoSoy132, también participando jóvenes de proyectos en formación como el Proyecto Diarios de la Nación, involucrándose asimismo jóvenes de organizaciones indígenas como Ku’untik.