CERRAR X

Contáctanos

Completa el  formulario, y nos pondremos en contacto.

Gracias! Nos pondremos en contacto.

Oops! Tente novamente

#YOSOY132

“‘Somos un movimiento irreverente’, Pablo Reyna, #YoSoy132, México”.

MÉXICO

Por Mariana Rodríguez-Pareja y Karina Cáceres

Nació en Ciudad de México, en el mes de mayo, a semanas de las elecciones presidenciales. Fue espontáneo, pero de tal magnitud que en poco tiempo se conformó uno de los movimientos que más seriamente plantea la democratización de los medios de comunicación y una mayor apertura política en un México que enfrenta un presente difícil.

El nombre nació cuando el entonces candidato presidencial del PRI Enrique Peña Nieto concurrió a la Universidad Iberoamericana para participar en un foro, y fue increpado por jóvenes quienes exigían respuestas ante su desempeño como Gobernador del Estado de México, durante los acontecimientos del caso Atenco. Lo que provocó que una respuesta casi inmediata de un grupo de jóvenes que lanzó una convocatoria a través de redes sociales, para dar una respuesta a lo sucedido. Así fue que en menos de 72 horas, se recolectaron, editaron y subieron a la web 131 videos en donde mostraban las credenciales de estudiantes. Simbólicamente, #Yosoy132 muestra el apoyo y ganas de sumarse a un movimiento de protesta frente a la corrupción generalizada del proceso electoral que actualmente suma más de 11.000 seguidores en Twitter y más de 110.000 en Facebook.

Uno de los primeros pedidos fue la celebración de un tercer debate, al que Peña Nieto no asistió, por considerar que no sería neutral. Tal cómo lo describe el Manifiesto, el movimiento cree que “en las circunstancias políticas actuales, el abstencionismo y el voto nulo son acciones ineficaces para avanzar en la construcción de nuestra democracia. Somos un movimiento preocupado por la democratización del país y, como tal, pensamos que una condición necesaria para ella, involucra la democratización de los medios de comunicación.

Esta preocupación se deriva del estado actual de la prensa nacional y de la concentración de los medios de comunicación en pocas manos”. Convencidos que con pocos recursos, se pueden lograr grandes resultados, para la organización del debate sólo contaban son un presupuesto de alrededor de U$100 para la utilería y escenografía del mismo; todo el resto de lo necesario lo consiguieron a través del aporte de los mismo estudiantes o de las Universidades involucradas.

“No hubo intentos fallidos, la iniciativa logró el efecto buscado desde el principio,” nos contó Pablo, pero advirtió que la mayoría de los participantes del movimiento están fogueándose en su primera experiencia en una iniciativa de ésta característica. Las principales herramientas que utilizan, son las redes sociales – especialmente Youtube, Facebook y Twitter- tratando de crear identidad.

“Es un proceso de aprendizaje continuo, donde van aprendiendo en el hacer. Prueba de que se puede cambiar una realidad, sin necesariamente tener una estructura o planes de acción previos. Todo sucedió en dos semanas” nos siguió contado Pablo. Además al enfrentar los medios masivos de comunicación y pedir una mayor democratización, surgieron fuentes alternativas de información: blogs, diarios on line, discusiones en redes sociales.

El movimiento no trabaja con gobierno: la lucha se centra en modificar estructuras/agencias del Estado, tales como el Instituto Federal Electoral.

#Yosoy132 lucha por un voto informado y una mayor democratización de los medios de comunicación mexicanos; la clave de su éxito fue explorar y politizar un terreno nuevo: las redes sociales. Frente a esto, Pablo Reyna sostiene que “los partidos políticos tradicionales y los políticos, no manejan a las redes sociales como un territorio político de lucha; mientras para los jóvenes las redes sociales son como su canal natural de comunicación. En ellas se siente como pez en su pecera”

Sin embargo, no todo puede quedarse en un espacio virtual; otro de los factores de éxito de este movimiento ha sido tener la capacidad de generar espacios de encuentro y organización territorial de sus seguidores virtuales. En ese sentido, se organizó una Asamblea Interuniversitaria con la participación de más de 7000 estudiantes, que debatieron por 9 horas sobre la continuidad y organización del Movimiento #YoSoy132.

Por otra parte, durante los comicios del 1ero de Julio se creó una comisión de vigilancia ciudadana. La misma informó que hasta el 3 de julio habían sistematizado mil 100 casos de presuntas irregularidades.

El futuro del movimiento no está claro, su principal horizonte fueron las elecciones presidenciales pasadas, sin embargo, entre los planes a futuro de sus principales dirigentes se encuentran: el fortalecimiento de la Asamblea Interuniversitaria y continuar con el diálogo entre estudiantes para concretar una propuesta política global para la sociedad mexicana.

Así, seguramente seguiremos teniendo novedades de este movimiento que a la hora de definirse se plantea como la juventud misma: irreverente.