CERRAR X

Contáctanos

Completa el  formulario, y nos pondremos en contacto.

Gracias! Nos pondremos en contacto.

Oops! Tente novamente

SOMOS GAY

"Construyendo un espacio propio: El caso de Simón Cazal y SOMOS GAY en Paraguay"

PARAGUAY

Por María Consuelo Escribano

En nuestras historias de líderes #MuchoconPoco, esta semana seguimos conociendo proyectos de toda América Latina que con mucho trabajo y esfuerzo logran impactar en nuestra región. Hoy tenemos la historia de Simón Cazal de SOMOS GAY, un movimiento originado en Paraguay que desde 2005 viene trabajando en contra de la homofobia; la mejora de la prevención del VIH y el sida, la defensa de los derechos de las personas afectadas por este virus y el avance de los Derechos Humanos en Paraguay.

Entre los casi seis millones y medio de habitantes de Paraguay, hubo una voz multiplicadora de muchas otras que durante muchos años con paciencia y sin descanso no dejó de reclamar eso por lo que tanto lucharon: un espacio.

La organización venía trabajando desde 2005, aunque SOMOS GAY como tal comienza en el 2009. De todas formas sus directivos toman el proceso anterior como parte de la experiencia de la organización. Sus comienzos fueron muy espontáneos, en un primer momento se juntaban a debatir y planificar la marcha del Orgullo que era lo que los convocaba, pero nunca pasaba de eso. Hasta que comenzaron a realizar distintas actividades y formaron SOMOS GAY.

Tal como nos cuenta Simón, luego de la aprobación de la ley de Matrimonio Igualitario en Argentina en Octubre de 2010 lograron copar la mayoría de los medios televisivos y radiales casi todos los días brindando sus opiniones. Tuvieron casi 45 artículos publicados entre los tres diarios de Paraguay en relación al tema. Este gran revuelo mediático les permitió tomar el coraje de lanzarse a organizar un Festival por la Igualdad y la Libertad en respuesta al Festival Naranja por la Vida y la Familia organizado por la Iglesia Católica y todas las iglesias evangélicas. Este último fue un evento cubierto por todos los medios conservadores del país ya que estaba presente el vicepresidente apoyando el Festival Naranja. Cada uno de estos pasos los fue llevando a obtener cada vez más un mayor posicionamiento no sólo de la organización sino también de su lucha.

En su formación lo que más los motivó fue la lucha del movimiento paraguayo de LGTB, sus directores habían tenido muchas frustraciones con respecto al desarrollo de las acciones de esa lucha. Sobre todo porque su crecimiento fue muy fragmentado y accidentado. En un principio no se generaba nada más, simplemente la marcha del Orgullo, pero con muy poco contenido. Esa falta de liderazgo, organización y contenido fue lo que los motivó. Ellos veían que en Paraguay se necesitaba algo más que un movimiento que actuara como fuerza de choque, había que sentarse a negociar con distintos sectores, y eso no se estaba haciendo. No fue nada fácil en lo que ellos reconocen como una sociedad un tanto conservadora.

A pesar de todos los obstáculos que se presentaron desde el principio SOMOS GAY logró llevar adelante la constitución del camino hacia una discusión amplia sobre un tema muchas veces tabú en Paraguay. Así mismo se posicionaron como la voz de no sólo el movimiento de LGBT, sino también de muchas organizaciones sociales del país. Un claro ejemplo de esto fue cuando el gobierno empezó a tomar en serio la causa y les dieron más espacio. Simón fue convocado como representante de los movimientos sociales del país, por el entonces presidente Lugo a participar de la Cumbre de Presidentes en Paraguay donde participaron presidentes de la región como Lula y Mujica.

Algunas estrategias… #TomandoNota

- Comunicación, Identidad propia: Una de las claves para ellos fue la comunicación, tal como nos cuenta Simón una de las mejores decisiones que tomaron fue no tenerle miedo a una estrategia más comercial con la que es más fácil llegar a la gente. Con ella la idea es generar y transmitir un discurso claro, concreto, fundamentado y no improvisado. Plantean la necesidad de llegar a la gente con nuevos códigos de comunicación más allá del discurso de la academia que muchas veces es muy abstracto. Lograron así evitar presentarse como un grupo académico y lejano de la gente, sino desde el respeto, la humildad, conformando así un mensaje muy “downtoearth”. El mismo Simón nos dice“Por supuesto que queremos un mundo sin género, pero no podemos plantearlo ni decirlo así. Hay que llegar a la gente de otra forma con una comunicación muy interactiva”

- Relaciones con Gobierno: SOMOS GAY nos cuenta de la importancia de poder trabajar con el gobierno, ya que allí encuentran la estructura y recursos necesarios para desarrollar una política pública sostenible. Tal como lo plantea Simón, “(…) como el caso del movimiento LGTB lo que se busca es un cambio social y cultural, esos cambios no se pueden hacer con un proyecto de cooperación internacional de dos años, ni de cinco. Necesitas una agenda pública de diez años para lograrlo”.

Incluso, el pasado septiembre firmaron un convenio de cooperación con el Ministerio de Educación para generar proyectos educativos desde el enfoque de la educación popular

- Abrir el Juego: El éxito se logró cuando consiguieron abrir diálogo con la prensa sin prejuicios, se dieron cuenta que lo conveniente era usar la prensa a favor, no buscaron imponer, sino conversar. Notaron así que los espacios que surgieron desde la prensa promovieron el posicionamiento de la organización. No obstante, reconocen no tener miedo a ser políticamente incorrectos en algún momento. Plantean que no pueden ser la ONU, no pueden ser neutrales.

- Alianzas:El trabajo individual no siempre lleva a buen puerto. SOMOS GAY lo tiene claro, el mismo Simón recomienda “uno no puede hacer todo solo, hay que buscar confluencias y mínimos acuerdos para empujar las agendas. Tratando de poner por encima cuestiones más trascendentes y construir puentes. Hay que saber elegir aliados sostenibles más allá de alianzas coyunturales”.

- Innovación: Para ellos es clave la innovación, implica principalmente llevarle el pulso a la gente y a los tiempos que corren. Reconocen que no están en los 80’, saben que hay que adaptarse para poder posicionar su tema. Hay que saber cómo comunicarle a la gente de hoy, “hay que dejar de lado la militancia del volante y el manifiesto que nadie lee”.