CERRAR X

Contáctanos

Completa el  formulario, y nos pondremos en contacto.

Gracias! Nos pondremos en contacto.

Oops! Tente novamente

PEDRO KUMAMOTO

"Los muros si caen, la experiencia de Pedro Kumamoto junto a Wikipolítica"

MÉXICO

Por Ignacio Carrillo

 

Argentina. Cuando uno pregunta por el perfil de un diputado en este país, es posible que encontremos una imagen definida. Gordo, pelado. Con bigote. Siempre de traje. De zapatos. Certera o alejada imagen si repitiéramos la misma pregunta en México, existe la probabilidad de encontrar respuestas similares.  

Esta entrevista romperá con ese potencial prejuicio. No solo de las características presentadas sino también en el sistema electoral que lo impulsó.

¿Porque semejante afirmación? Pedro Kumamoto. Nombre y apellido.

¿Quién es? Lo primero que se nos viene a la cabeza es el actor de alguna película de artes marciales. Pero no. Es un diputado, por el departamento de Jalisco. Guadalajara, México. Tiene 26 años. Y llegó presentándose al cargo de forma personal. Esto significa por afuera de un partido político, es decir, de las estructuras tradicionales. En el armado de su candidatura influyó una asociación civil denominada Wikipolítica, quienes decidieron hacer uso efectivo del derecho a las candidaturas independientes ganado años atrás. De este grupo, Pedro forma parte desde antes de la decisión de participar en el proceso electoral.

El día a día para Pedro es muy complicado ya que él representa algo muy ajeno al ámbito político conservador, no viene de un partido (solo trayectoria en la política universitaria). Su cargo es un trabajo particular, ya que busca constantemente la forma de sacar adelante los temas que desean ingeniando estrategias distintas para poner en agenda sus iniciativas mediante coincidencias principalmente. Esto le permite a él la posibilidad de trabajar de mejor manera en el congreso.

Más allá de la edad, y la fórmula innovadora, el equipo de Kumamoto presenta propuestas por demás interesantes: renunciar a una parte considerable de su sueldo (cuántas veces la gente alejada de la política se queja de los salarios de funcionarios públicos: son elevados, no lo merecen, no trabajan, etc.); el razonamiento de sus votaciones (¿Por qué vota?, una buena forma de hacer la rendición de sus acciones frente a los ciudadanos que confiaron en él y aquellos que todavía no también); disminución del financiamiento de partidos políticos (¿son realmente los partidos políticos los encargados de representar al electorado? ¿pasaron de moda? ¿Dejaron de ser eficientes?); #fueroNojuicioSi (quieren incorporar la academia y sociedad civil a los procesos y causas políticos de destitución).

Pero hubo un camino, la campaña, donde a las propuestas le sumaros algunos slogans simbólicos y emotivos. El primero de ellos “Los muros si caen”, el segundo “ocupemos la ciudad, habitemos la política”. El segundo fue su primer lema y ejemplificaba su origen, según Pedro “ratitas de ciudad, a esta hay que ocuparla, vivirla”. Un slogan más “intelectual-nerd”. Tal es así que su campaña demostró una convergencia entre el uso de redes sociales por parte de un sector juvenil, junto con el intenso trabajo en las calles tanto panfleteando como conversando con vecinos.

El primer slogan de campaña se centralizo en un deseo que surgió en una entrevista, y se viralizó. En ese momento fiel a su estilo de escuchar al pueblo lo tomaron de forma inmediata. Y se dieron cuenta que su candidatura tenía que ser épica, David contra Goliat. No era solo un candidato común y corriente, era las muchas personas distintas contra un sistema que se enfrentaban. Con reglas de juego desfavorables en lo económico, algunos dólares contra los ingresos millonarios de los partidos políticos. Y decidieron enfrentarse contra distintos muros: de corrupción, machismo, conservadurismo.

Las anteriores propuestas y deseos son parte de una visión distinta de hacer política, una forma diferente de participación que rompe algunas estructuras paso a paso. El involucramiento de actores de este estilo en el panorama político son señales de un cambio lento pero gradual. Es la posibilidad de ver la democracia desde otro lado, derribando muros ladrillo a ladrillo.  

http://kumamoto.mx/