CERRAR X

Contáctanos

Completa el  formulario, y nos pondremos en contacto.

Gracias! Nos pondremos en contacto.

Oops! Tente novamente

IMIFAP, YO QUIERO YO PUEDO

"Pura Actitud, Puro Talento, Pura Motivación: El caso de Susan Pick junto a IMIFAP, Yo quiero Yo puedo"

MÉXICO

Por María Consuelo Escribano Martínez

México nos propone una nueva historia de otro líder #MuchoconPoco, se trata de Susan Pick, la promotora de una iniciativa que ya lleva 27 años: IMIFAP, Yo Quiero, Yo Puedo.

Dentro de la organización alguien sabe decir que cada vez que algún miembro de IMIFAP se sube a un avión… algo importante puede suceder porque siempre uno empieza a charlar con la persona de junto y consigue algo. De alguna manera fue así como hace más de 20 años aprendieron de Amartya Sen la importancia de la capitalización de las libertades humanas para romper con el círculo de la pobreza. 

Desde 1985 IMIFAP trabaja en la lucha contra la pobreza a partir de la expansión de las libertades y capacidades individuales y colectivas en pos del desarrollo del potencial de cada persona. La idea de la organización es que las personas puedan desarrollar habilidades que les permitan romper con barreras psicológicas y sociales y distintos prejuicios. Susan Pick nos cuenta que su trabajo busca desarrollar en cada persona un liderazgo que los convierta en agentes de cambio no sólo de sus propias vidas, sino también de sus comunidades, en sus palabras “…así realmente te conviertes en un líder agente de cambio que cambie no sólo su propia vida sino también la de su entorno. Tiene que ver con la sostenibilidad de las conductas y la replicabilidad”.

A través de sus programas Yo quiero, yo puedo buscan apoyar a las personas para que construyan las herramientas necesarias para que logren ser responsables y productivas, en cuanto a su salud, educación y economía. Desarrollan programas relacionados con diferentes temas como adicciones, calidad de servicios, cáncer, ciudadanía, desastres naturales, higiene y saneamiento, microempresas, nutrición, rendimiento escolar, sexualidad, VIH, violencia, entre otros. Hasta la fecha han desarrollado más de 400 artículos y libros, evaluando 15 programas de salud que incluso se llevan a cabo a nivel nacional. Así son casi 20 millones de personas que han participado de los programas de IMIFAP en los que trabajan casi más de 150 personas.

Una cuestión de actitud, una cuestión de talento

La misión de IMIFAP es sumamente clara: “crear e implementar programas que contribuyan al desarrollo humano sustentable con el fin de que los individuos tomen el control de su propia salud, su productividad y sus vidas”. Para lograrlo han tomado como lema una inspiradora frase: Yo quiero, Yo puedo. Mucho más que palabras, un significante con espíritu de iniciativa que busca potenciar y empoderar a las personas desde ellos mismos y de manera sustentable en el tiempo. La participación activa de los involucrados y su replicabilidad garantizan impactos de largo alcance en las comunidades.

¿Cómo lo hacen?

Ambientes Participativos de trabajo: El aspecto distintivo de la organización se relaciona con un enfoque sobre la acción directa de las comunidades, el objetivo es no sólo promover la internalización de cambios de conducta sino también el uso de metodologías con programas interactivos y dinámicos donde haya una amplia participación de los miembros.Diagnóstico: Todos los programas incluyen una investigación inicial de diagnóstico donde se observan cuáles son las problemáticas a resolver, para luego trabajar junto a la comunidad. La idea es partir siempre de las necesidades de la gente.

Cascada, Replicabilidad

Los programas están basados en una metodología de tipo cascada, donde el objetivo primero es formar a docentes, líderes comunitarios para que repliquen el programa en sus entornos más cercanos, el efecto multiplicador garantiza que más personas puedan estar involucradas.

Involucramiento del Sector Público

Esto les permitió tener impacto a nivel nacional y poder trabajar a escala, aprovechando mucho más los recursos y desarrollando programas más integrales y abarcativos.

Perseverancia, trabajo duro

Aquí se remarca la importancia de la actitud frente al trabajo, Susan nos cuenta una anécdota en la que tuvo que esperar sentada en la puerta de la oficina del Ministro de Educación todos los días durante tres semanas para conseguir una cita con él hasta que la atendió. Así implementaron el primer programa de educación sexual en todo el país. Sus palabras son justas para describir la aventura y los riesgos que hay que animarse a tomar: “Las cosas que tu mamá te decía que no hicieras… a veces hay que hacerlas… incluso con el apoyo de tu mamá”.