CERRAR X

Contáctanos

Completa el  formulario, y nos pondremos en contacto.

Gracias! Nos pondremos en contacto.

Oops! Tente novamente

GUERRAS DE INTERNET

"Uno siempre teme, lo que no entiende. La experiencia de Natalia Suazo y las Guerras de Internet"

ARGENTINA

Por Ignacio Carrillo

Actualmente desempeña el cargo de Directora de estrategias de comunicación en una agencia digital, además es periodista de Le Monde y Radio del Plata. Entrevistarla fue golpearse contra la pared, sumergirse en el internet tangible para conocer más me llevó a entender cosas muy simples que desnudan los verdaderos porqués de la vida cotidiana.

 

Y aquí comenzaron algunos interrogantes,  ¿Qué conocemos de internet? ¿Cuánto conocemos de la red? ¿Tiene dueños? ¿Quiénes son? ¿Qué es ser libre en el mundo de hoy? ¿Todos tenemos acceso? ¿En qué lugar entran los derechos y las obligaciones al navegar? ¿Qué pasa con la información que suministramos?

Algunas de estas inquietudes encuentran respuesta,  internet está compuesto por dos capas. Primero la infraestructura manejada por empresas de telecomunicaciones, cables y tuberías por donde fluye la información, similar a las “venas del cuerpo” por así decirlo. La otra, es de contenidos a través de las plataformas, dominios, protocolos y seguridad informática, lo que encuentra analogía con “la sangre que fluye”.

En cada rubro las empresas se presentan bastante concentradas y, localmente, no es la excepción.  Varias son las horas que muchos de nosotros hemos pasado aguardando que los teléfonos de Fibertel o Arnet atiendan nuestros llamados desde cualquier lugar del país.

Todo lo anterior está permeado por la política, ya que deciden desde los proveedores hasta los logaritmos que configuran internet, por supuesto pasando por la justicia y los ciber-crímenes, sobre una búsqueda o un link.

A medida que nos sumergimos en el tema y empezamos a tomar dimensión de la utilidad diaria otorgada al internet, es difícil no volverse paranoico. Comenzamos a ver porqué nos llegan mensajes que nos venden todo tipo de cosas que días atrás buscábamos en la red o charlábamos con amigos. Facebook nos acerca a conocidos sin que se lo pidamos, Aparecen cursos de idiomas que seguro vamos a necesitar, porque de a poco van creando nuestra demanda en base a su oferta.

En este momento es donde las cosas se empiezan a profundizar, la mesa se sirve con la información que proporcionamos minuto a minuto, y brindar esta información cuestiona nuestra libertad y privacidad. ¿Somos libres de navegar por dónde queremos? ¿Quién nos mira? ¿Es más libre aquel que tiene más acceso o la persona aislada del internet es quien mantiene su libertad intacta?

Interrogantes como estos plantean situaciones que los usuarios dirimen al momento de descargar What`s app o Telegram. Cuando en el momento solo descargamos la más usada.  ¿Quién se hubiese puesto a pensar que descargar una aplicación u otra determinaría la privacidad de cada uno de nosotros?

En base a lo anterior, ¿Qué pasa con nuestros derechos y obligaciones? Durante la vida nos educan sobre todos nuestros derechos, derecho a  la vida, viajar, comerciar, agruparnos, etc. Hoy esas acciones han quedado cortas gracias a las posibilidades otorgadas por internet ¿en qué lugar entran? ¿Estamos desactualizados? ¿Cuál es el contenido de las leyes actuales que versan sobre estos temas? ¿Qué hay legislado? ¿Qué rol cumple la educación?

Además no podemos olvidarnos de las obligaciones. ¿Qué tipo de obligaciones tenemos en las nuevas formas de socializar y vivir en comunidad? ¿Podemos mentir en las redes como si nada? ¿Escondernos es un iluso anonimato?

Como verán, surgen muchos interrogantes después de una entrevista tan interesante. El camino del conocimiento lleva a temer por cada uno de nosotros, pero solo conocer más nos da certidumbres y aleja del miedo.

Aun así es larga la ruta en una sociedad avasallada por el ritmo de la tecnología y el conocimiento. En este momento es que una periodista formada en Ciencia política y relaciones internacionales, vuelve material lo intangible para muchos y forma conciencia con un alcance mayor al pensado permitiendo eliminar los temores de lo desconocido.