CERRAR X

Contáctanos

Completa el  formulario, y nos pondremos en contacto.

Gracias! Nos pondremos en contacto.

Oops! Tente novamente

ESCUELA DE INNOVACIÓN POLÍTICA DE COLOMBIA

"Es cuestión de medios. No de fines: la experiencia de Javier Arteaga junto a la Escuela de Innovación Política de Colombia"

COLOMBIA

Por Ignacio Carrillo 

Constantemente los temas de agenda incluyen la participación política como un fin que busca ser alcanzado, es decir, miramos los índices de sufragantes en cada elección, la cantidad de municipios que usan presupuestos participativos, etc. Lo que buscamos en esos números es ver como aumentó o disminuyó la cantidad de gente que se acercó a realizar una acción política determinada, en un sistema determinado con modelos universales.

Pero en algún momento parece que los paradigmas empiezan a cambiar y lo hacen paso a paso. ¿Por qué digo eso? ¿Dónde lo vemos? Eso se ve en el uso de métodos racionales y creativos distintos a los usados. Estos implican procesos de pensamiento particular que atienden a las necesidades de las personas y los involucra. Para ponerle nombre, Design Thinking.

¿Qué es el Design Thinking? 

“Esencialmente un proceso humano centrado en la innovación que hace hincapié en la observación, la colaboración, el aprendizaje rápido, visualización de ideas, prototipos rápidos, concepto y análisis de negocios concurrentes, que en última instancia influyen en la innovación y la estrategia de negocios”. Tim Brown, presidente de IDEO, define el pensamiento de diseño como “una metodología que impregna todo el espectro de actividades de innovación con un espíritu de diseño centrado en el ser humano” (Diplomatura en DT)

Para Javier Arteaga el Desing Thinking: “Es un tema que comenzó a popularizarse en 2005 en Stanford, creando el departamento “School D” y formaron la parte teórica del diseño de pensamiento. Pero tiene dos particularidades: parten de comportamiento humano, para solución a cualquier problemática social, tecnológica, educativa. Y no parten de encuestas, sino de las personas y sus entornos, manejo de incognito, un día en la vida del usuario. Para entender el comportamiento se prototipa. No solo se las hace en idea sino también se testea con los usuarios, qué resultado va a tener, y corregir antes de poner en funcionamiento. Empatía y prototipado hacen del DT una experiencia que garantiza la innovación en cualquier proceso y hasta ha sido utilizada en el diseño industrial. Pero actualmente se usa mucho en temas sociales. En mi caso hemos creado una metodología basada en el DT y en el libro “El Principito”. Lo llamamos Feeling y reduce de los 5 pasos del DT a 4 creando “un viaje”. Las etapas son: “Despegar” (entender), “volar” (ideas), “explorar” (prototipado), y “aterrizar” (plan de  negocios). Nos permitió innovar en política y sociedad”

Javier Arteaga es uno de los principales referentes de la utilización de DT para la innovación política. Pero, ¿Quién es él y qué se dedica?

Arteaga es un publicista que hace 13 años está vinculado a la facultad de artes de Nariño, en el departamento de diseño gráfico en la universidad pública. Dentro de ese campo de la academia, profundiza en la experiencia académica de investigación generando proyectos de innovación política. Además es parte dentro los programas y proceso desarrollados en el departamento de USAID. También trabaja en gobierno abierto teniendo la responsabilidad de poner en territorio los temas de innovación de Camilo Romero, Gobernador de Nariño.

Y…  ¿Qué tiene que ver el DT con la participación y agenda política?

La relación, es la visión de implementar el DT y su adaptación a los procesos sociales para innovar en acciones políticas. Que puesto en práctica ha sido totalmente exitoso tanto en La Escuela de Innovación Política con sus más de 6000 inscriptos, y muchos más beneficiarios indirectos por la actividad. Como en el Gobierno Abierto de Nariño en todas sus propuestas de innovación social, economía colaborativa y monedas comunitarias. Además implica un proceso de identificar necesidades reales de forma particular en procesos de escuchar e involucrarse con los individuos de forma distinta a las realizadas hasta ahora.

Esta herramienta permite que el medio, proceso de pensar, diseñar políticas y participar nazca de un punto distinto, donde el involucramiento y la voluntad de las personas en el desarrollo se vuelve de gran importancia, siendo más provechoso e interesante para toda la sociedad.

Constantemente, los temas de agenda incluyen la participación política como un fin que busca ser alcanzado, es decir, miramos los índices de sufragantes en cada elección, la cantidad de municipios que usan presupuestos participativos, etc. Lo que buscamos en esos números es ver como aumentó o disminuyó la cantidad de gente que se acercó a realizar una acción política determinada, en un sistema determinado, con modelos universales.Pero en algunos momentos, parece que los paradigmas empiezan a cambiar y lo hacen paso a paso. Eso se ve en el uso de métodos racionales y creativos distintos a los usados. Estos implican procesos de pensamiento particular, atendiendo a las necesidades de las personas e involucrándolos. Para ponerles nombre, Design Thinking.