CERRAR X

Contáctanos

Completa el  formulario, y nos pondremos en contacto.

Gracias! Nos pondremos en contacto.

Oops! Tente novamente

EL YOGURTH DE ALONSO

“El yogurt de Alonso: Estrategias de un emprendedor natural”

PERÚ

Por Consuelo Escribano Martínez

El año 2007 abrió un período de gran protagonismo para los emprendedores de Perú, cuando la GEM (General Entrepreneurship Monitor) detectó en el país la Tasa de Actividad Emprendedora más alta del mundo con un 40,2%. En base a ese porcentaje, 4 de cada 10 ciudadanos en el país entre 18 y 65 años realizaban alguna actividad emprendedora en ese momento. Según información de la SUNAT (Superintendencia Nacional de Aduanas y Administración Tributaria), se registran en Perú por año aproximadamente 300.000 empresas de las cuales sólo la tercera parte permanecen trabajando. Distintos motivos obstaculizan la actividad emprendedora como la falta de planificación, acceso al financiamiento, políticas de promoción del empleo y la actividad productiva o simplemente por carencia de constancia y conocimiento sobre la industria en la que se está desenvolviendo.

Pero ese no es el caso de nuestro líder #MuchoconPoco que encontramos en las afueras de Lima: es el uno de los casos de éxito dentro de los 100.000 proyectos que perduran conservando su iniciativa. Se trata de un emprendimiento que ha generado gran repercusión en el Perú bajo un expresivo leitmotiv que se sintetiza en el nombre del producto que ya todos conocen: El Yogurt de Alonso.

En la Necesidad, Una Oportunidad

Alonso Carcelén era un joven de 22 años allá por el año 1998 cuando tomó la decisión de abandonar temporalmente sus estudios universitarios en publicidad, para tomar las riendas de la economía familiar. Con un tono simpático nos habla de sus comienzos, “En mi caso todo surgió a partir de ciertas circunstancias adversas a nivel económico que hicieron que yo me las tuviera que arreglar por mí mismo… Es más, este tema del negocio empezó como algo de lo más utilitario para poder costearme mis propios gastos”. Inesperadamente no querer depender de nadie para resolver sus problemas se convirtió en un hábito que lo llevó a tomar una vieja receta que desde la década del 30’ había pasado de generación en generación dentro de su familia a través de su abuelo y su mamá quien le enseñó a fabricar un yogurt de artesanales cualidades.

Él mismo nos cuenta que distintos hechos como dejar la Universidad o que su padre haya perdido su empleo podrían sonar un tanto penosos, sin embargo se define como una persona fuera de la media. En ese contexto supo encontrar la oportunidad de la generación de la empresa propia, incluso cuando en un primer momento todo parecía algo así como un juego.

Con menos de 50 USD compró los ingredientes y envases para fabricar en la cocina de su casa junto a su madre los primeros productos que salieron a vender a los vecinos de la zona. La propuesta del yogurt sin conservantes fue muy bien recibida entre los primeros clientes quienes comenzaron un proceso de difusión de boca en boca que los llevó a copar el mercado artesanal incluso en Lima durante sus inicios.

El impresionante poder de difusión y propagación que produjo eso que Alonso nos describe como Radio Bemba para hacer referencia al efecto boca en boca, hizo que la cocina de su casa quedara chica para la producción del yogurt y tuviera que mudar toda la maquinaria a un cuarto en el patio de su casa en 2003. Ese año fue muy importante para la empresa ya que pudieron dar el gran salto en el mercado y acceder al mundo del retail, logrando así la solución a las dificultades que se presentaban en la distribución del producto. A partir de allí, el supermercadismo fue un terreno de oportunidades para acceder a más clientes y mercados como el de hoteles y restaurantes de Perú. En ese período, el espacio fue nuevamente chico para una producción en expansión, por lo que se mudaron a una oficina propia en 2007 en la que actualmente trabajan 10 empleados.

El secreto por todos, conocido: la Innovación en todo sentido

Hay algunas estrategias claves para comprender el crecimiento expansivo y seguro del proyecto del Yogurt de Alonso que intentaremos enumerar.

- Características y Calidad: Uno de los rasgos más innovadores se relacionan con la diferenciación del producto en el mercado a través de una propuesta artesanal y natural que no existía en la fabricación de los yogures peruanos. Así mismo Alonso nos cuenta que una de las claves para la expansión es mantener siempre la calidad:“He notado que muchas veces las empresas pequeñas cuando comienzan les va muy bien, pero cuando su economía se va fortaleciendo ya van apostando por mercados más seguros y más baratos y decrecen en la calidad. Nosotros nos hemos mantenidos fieles a nuestros productos, nuestros clientes y nuestros insumos”.

- Personalización de la Marca: A pesar de que para un publicista el nombre de la empresa sonaría algo extraño y redundante, para Alonso fue muy efectivo asociar directamente la fabricación del producto a la persona que tenía el contacto directo con los clientes, sobre todo cuando una de las características más sobresalientes es lo artesanal de la producción.

- Mentalidad Plástica: Propone una imagen del emprendedor que se refleja en una persona consciente de su entorno, alguien que a partir de ello crea nuevas cosas y las va adaptando. Implica tener una mentalidad que a partir del análisis logre malear el entorno.

- Promoción Mediante Redes Sociales: Utilizar herramientas como Facebook y Twitter para tener un contacto directo con los clientes ofreciendo nuevas promociones, sorteos y campañas de comunicación para acercarse a nuevos clientes y fidelizar a los actuales.

De todos, el consejo más valioso que nos deja Alonso es el compromiso de asumir uno mismo la responsabilidad del futuro propio con respecto al empleo, “No deben ser borregos, la mayoría de la gente tiene poca imaginación laboral. Se inscriben en los circuitos laborales que el medio te impone, tú estudias, esperas a que una empresa te tome, y luego vas a otra que pague más. Yo les diría que sean sus propios jefes, y que ellos mismos creen sus propios medios de producción, que ellos mismos sean los empleadores”.