CERRAR X

Contáctanos

Completa el  formulario, y nos pondremos en contacto.

Gracias! Nos pondremos en contacto.

Oops! Tente novamente

DESABAFO SOCIAL

El diálogo es la tecnología más innovadora

BRASIL

Por Adriana Vanessa Garcia

América Latina y Brasil

Brasil no es muy diferente a otros países latinoamericanos. Hay una particularidad en este país que preocupa a la sociedad y es la cuestión de género y de raza. En la actualidad, según las estadísticas revelan que el 77% de jóvenes negros en Brasil son asesinados por armas de fuegos. Asimismo, los problemas se agravan aún más cuando pensamos en las mujeres negras. A pesar de un incremento en la movilización de grupos feministas, aún no consiguen entender que no se puede discutir de género sin discutir temas como raza y clase, porque son realidades diferentes. En Brasil por ejemplo el 54% de las personas son negras y aquellas que mueren y son las más pobres son la mayoría mujeres.

En relación a este contexto histórico, nuestra entrevistada plantea que lo que nos define como latinoamericanos es la palabra RESISTENCIA. Y para ella, ser mujer afrodescendiente es una resistencia política. En todo lugar, aquel al que frecuentan mujeres negras, ellas resisten, porque no son aceptadas inmediatamente ya que los espacios están plagados de racismo y el machismo. Por lo tanto, se enfrentan a una doble lucha.

Ella: la voz de una realidad silenciada

Monique Evelle es una joven afrodescendiente brasileña fundadora de la Organización Desabafo Social, que tiene como objetivo cambiar la realidad de los niños, adolescentes y jóvenes a través de la educación y la comunicación en el ámbito de los derechos humanos.

Colectivo que inspira

Desabafo Social es un colectivo, que nació hace cinco años, compuesto por jóvenes brasileños que actúan en el área de la Comunicación y los Derechos Humanos. Con una construcción de narrativas hecha por jóvenes, tratan temas específicos vinculados a los derechos humanos de los jóvenes. Asimismo, realizan debates que versan sobre género, raza, clase de minorías sociales tales como LGBT, negros, mujeres y jóvenes. La forma de trabajo implica empezar desde las bases, desde la calle o desde la escuela para luego tener impacto en Internet, y además todo lo que se hace en Internet busca tener impacto en las mismas bases. De ese modo, cualquier acción es pensada en este doble sentido.

La necesidad de hablar te lleva lejos.

Cuando Monique tenía 16 años se encontraba cursando la escuela media, fue en ese momento cuando sintió la necesidad de hablar sobre sistemas de género, raza, clases y le impidieron hacerlo. Por lo tanto, desde ese momento comenzó a pensar en la idea de crear Desabafo Social.

Su creación implicó un proceso largo. Al iniciar Monique se contactó con gente, diseñó metodologías, y le empezó a dar forma a esta necesidad. Empezó sola y por dos años siguió sola. No obstante, actualmente cuenta con un equipo de tres personas y tiene 90 voluntarios en trece estados de Brasil.

La motivación para comenzar

Monique siempre estudió en escuelas privadas donde era minoría en el aula, y el hecho de no tener espacio para hablar fue la mayor de las motivaciones para comenzar su activismo. Estaba siendo silenciada sin percibirlo. Fue en el último año del colegio donde pudo hacer consciente de todo esto y decidió hacer algo que no sea solo para ella misma.

Empezó con charlas, debates, talleres en las calles para adolescentes y niños. En los comienzos el recurso fue ella misma y su lucha por no ser silenciada. Después de dos años empezó a planificar las acciones a realizar en una organización.

Desabafo se caracteriza por ser un espacio de escucha y de habla. Cada uno tiene la posibilidad de poder hablar. Por más que no haya acuerdo, no se ataca al otro. Es un espacio de aproximación y de solidaridad. Las personas empiezan a construir su narrativa propia, se sienten parte de algo y comienzan a conocer su realidad. En definitiva, construyen su identidad, que es el primer paso, y desde esta nueva perspectiva, miran el mundo de forma diferente buscando cambiar su realidad. El deseo último es de producir un cambio social ocupando espacios de poder y creando nuevas narrativas.

Dimensionando el impacto

En el 2013, cuando Monique tenía 18 años salió una lista llamada Blogueras Negras que destacaba a las mujeres negras más influyentes del país. Y ella estaba ahí junto a personas que admiraba. No sabía que lo que escribía era interesante para tantas personas. Fue en ese momento que se dio cuenta que tenía una responsabilidad aun mayor, ya que su voz estaba teniendo impacto.

Este impacto lo midió con las respuestas de las personas a sus intervenciones. Porque mayor cantidad de personas empezaron a participar en los talleres y las actividades de Desabafo, y la organización comenzó a crecer mucho más.

En este sentido, el equipo creció  y logró tener una estructura de trabajo que la forman cuatro jóvenes. Cada miembro tiene un proyecto: Gabriel Leal es Director de Puentes. Vanessa Brito es Gestora de impresiones. Laura Almeida es Auxiliar de Puentes. Y Monique es Directora de Inspiración. En la actualidad cuentan con 90 voluntarios distribuidos por todo el país y cada uno tiene afinidad con una temática. Cada estado tiene una realidad diferente. Algunos  escriben para blog, otros hacen encuentros presenciales en sus ciudades. Otros hacen transmisión en vivo. Hay mucha libertad de elegir. La más joven tiene 15 y el mayor tiene 26 años.

Internet influyó en este impacto impacto

Las redes sociales facilitaron la unión de mujeres en Brasil. Al tener mayor acceso a Internet las mujeres negras encontraron historias de otras mujeres negras, lo que les hizo entender que no estaban solas. Se generó de esta forma un espacio de solidaridad e intercambio entre las mismas.

A pesar de que 98 millones de brasileños no tienen acceso de Internet todavía, si sos uno de los que tiene acceso a Internet puedes realizar acciones en conjunto, con actividades que tengan impacto en el mundo real. En definitiva, Internet logró acortar brechas.

Aciertos y desaciertos

Para Monique, la principal acción acertada fue no dejar de hacer trabajo de base, en la calle. Y el desacierto y del cual fue un aprendizaje es el tema de los voluntarios. “Por más que las personas quieran ser voluntarios, ser voluntario no es para todos”. Empezaron a realizar una selección de voluntarios para tener personas realmente comprometidas.

Los tres pilares de la organización

En primer lugar, las personas creen que Desabafo comenzó con dinero. Pero fue todo lo contrario. Esto significa que se puede comenzar de cero. En segundo lugar, el trabajo comenzó en las calles que son más próximas a las personas que Internet. La mitad de los brasileños no tienen Internet, pero si tienen acceso a las calles. Y en tercer lugar, Monique consiguió un tema que la motivó a seguir adelante.

Innovación

La principal característica para innovar para Monique es entender las calles, entender los lenguajes de los diferentes contextos y adaptándose a las realidades tan diversas. Desde Desabafo crearon una red social de aproximación llamada UBUNTU que funciona como un diálogo en redes sociales sobre política, derecho, ciudadanía etc. Es libre, tiene un año de desarrollo. Y es un diálogo que funciona. Aunque parezca una extrañeza… El diálogo es la tecnología más innovadora.

Lo diferente marcó una diferencia muy positiva

Lo que generó un buen impacto en la sociedad fue la identificación de las personas con Desabafo. No solo como una causa sino que las personas son parte de la red. La organización acabó con el mito de que la juventud no puede ser organizada y no puede realizar un trabajo bien hecho. Además, es importante pensar que se pueden lograr cambios con pocos recursos; sin embargo, mantenerse sin recursos no es posible.

El poder y la ciudadanía

Para nuestra entrevistada hacer política hoy es entender los contextos. Es entender que las  realidades son diferentes y que necesitan de medidas distintas. Y aclara que hacer política no es solamente hacer política partidaria.

En temas como democracia, para Monique no habrá ninguna reforma política si no ve atravesada por los jóvenes. Hoy se encuentran los más grandes en el poder. Este es el momento de cambiar la mirada, donde se tienen que tener en cuenta las experiencias de otras generaciones, es decir la de los más jóvenes.

No se puede hablar de Democracia sin entender las particularidades de los grupos minoritarios como por ejemplo: de los indígenas, afrodescendientes, mujeres, etc. “Es un trabajo de hormiga ya que nadie habla de esto. Por lo tanto, hay que  tener en cuenta otras formas de actuación política tal como el activismo en Internet, activismo en la calle, y tal vez esta comprensión fortalezca una nueva democracia

En conclusión, Desabafo Social es una organización joven que persigue grandes objetivos y que en el corto plazo ha logrado muchos aciertos. Se puede percibir claramente el espíritu de lucha que los lleva adelante día a día. Y es muy enriquecedor el ejemplo y hoy son una referencia en temas de Educación y Comunicación de Derechos Humanos.

4 tips o consejos que recomienda Desabafo desde su experiencia en activismo social

- Nunca comparar tus comienzos con los de otros

- Aprender a pedir ayuda a personas más experimentadas en el área que quieres trabajar

- Adaptar tu lenguaje de acuerdo al contexto, sino nadie entenderá el mensaje que quieres dar.

- Producir contenido online pensando en cómo puede impactar offline.

Si quieres conocer más acerca del trabajo de Desabafo Social puedes ingresar a:  http://desabafosocial.com.br/