CERRAR X

Contáctanos

Completa el  formulario, y nos pondremos en contacto.

Gracias! Nos pondremos en contacto.

Oops! Tente novamente

DEMOCRACIA EN RED

"Acercando las democracias al siglo XXI: El aporte de las tecnologías digitales a los procesos democráticos"

ARGENTINA

Por Sofía Castro Mariel

 

¿Cuáles son los aportes de las nuevas tecnologías digitales a las democracias? ¿De qué manera introducen cambios en la forma en que los ciudadanos se relacionan con sus representantes? La constante innovación tecnológica y la creación de nuevas herramientas digitales de comunicación facilitan el acceso a la información pública propiciando nuevos espacios de debate y canales para las demandas sociales en el Siglo XXI.

Construyendo ciudadanía en la era digital

A partir de la revolución digital, y de las fuertes crisis en términos institucionales y económicos atravesadas por los países latinoamericanos, se produjeron modificaciones en el esquema de toma de decisiones de las instituciones públicas que comenzaron a incluir la participación de los ciudadanos en sus actividades corrientes.

Asimismo, se originaron cambios en las características atribuidas al ciudadano, que comienza a organizarse para aportar soluciones al sistema sociopolítico, distanciándose de aquel que entiende que sus derechos políticos y civiles están vinculados solo con su participación en el sistema electoral: “Como ciudadano no solamente quiero votar, sino que puedo colaborar, codiseñar políticas públicas, puedo tener una relación más fluida y espero tener una relación más fluida con mis gobernantes, y ese es  el cambio más sugerente de los últimos tiempos”, explica Ana Lis.

En este sentido, herramientas como DemocracyOS o Change colaboran mucho en la instalación de ciertos temas en las agendas públicas, convirtiéndose en canales para las demandas ciudadanas que difieren de los espacios electorales tradicionales.

De esta manera, y con el objeto de conocer más acerca de la incidencia del desarrollo de tecnologías digitales en los procesos democráticos, entrevistamos a Ana Lis Rodríguez Nardelli, antropóloga que se desempeña en el área de investigación de Fundación Democracia en Red.

Desde el año 2013, Democracia en Red se ocupa de desarrollar herramientas y plataformas digitales buscando innovar en el sistema político, implementando propuestas con el fin de “llevar la Democracia al siglo XXI y ampliar el acceso de la ciudadanía a la toma de decisiones públicas”[1]. Como manifiesta Agustín Frizzera, Director Ejecutivo de Democracia en Red, en el libro ¿Qué Democracia para el Siglo XXI?:

“Las premisas del siglo XIX caen y el puente entre representantes y representados se fractura. El resultado es la desafección ciudadana (…): si bien la ciudadanía abraza la democracia, grandes mayorías ven la política como lejana, inaccesible y, peor, le atribuyen una lógica propia, ajena a la vida social”[2].

Por tanto, las herramientas desarrolladas, desde su génesis, deben ser y son sociales, en la medida en que permiten generar un ida y vuelta entre ciudadanos y representantes y, debido a que son diseñadas a partir de un diagnóstico de la realidad social vinculando a actores de la política institucional y de la sociedad civil. Asimismo, son herramientas open source, es decir, de código abierto, que otorgan acceso a todo aquel que desee adaptarlas a sus políticas locales. "Son, al mismo tiempo, procesos sociales que implican una nueva mentalidad, un cambio cultural en torno a cómo se toman las decisiones” explica Ana Lis.

DemocracyOs  

Una de las tecnologías vigentes que está teniendo un importante impacto en diferentes organizaciones de distintas partes del mundo es DemocracyOs. Esta es una aplicación open source, que permite abrir un espacio de deliberación online, que tiende al fortalecimiento de la participación ciudadana en la toma de decisiones y en el acceso a la información. Lo que se busca a partir de este tipo de tecnología, es romper con ciertos funcionamientos verticalistas en los modos de deliberación: “Son herramientas que impactan en diseños institucionales, que si adoptan este tipo de tecnologías sociales, van a ver necesariamente reformuladas sus prácticas”, expone Ana Lis.

Un claro ejemplo de lo anterior a nivel local, lo constituye el Partido de la Red, un partido político de la Ciudad de Buenos Aires que desde sus inicios utiliza DemocracyOs. Esta herramienta le ha permitido, por un lado, democratizar la toma de decisiones hacia el interior de su estructura partidaria; y por otro, otorgar una mayor visibilidad a la actividad de la legislatura local, en lo que refiere a la democratización del acceso a la información por parte de la ciudadanía. En base a este último punto, un caso es el que se produjo en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires entre los años 2013 y 2015; la implementación del proyecto DEMOS, desarrollado en base a DemocracyOS, condujo a miles de ciudadanos a participar online, con el objetivo de incidir en temas de agenda y proyectos que hacen a derechos colectivos, como por ejemplo, a la mejora en sus condiciones laborales. 

A nivel Nacional, el Poder Ejecutivo Nacional ha comenzado a utilizar esta tecnología para abrir un canal online que permita generar una mayor participación y diálogo con la ciudadanía. El dominio del sitio web es www.consultapublica.argentina.gob.ar y puede ser consultado actualmente. Mientras que a nivel internacional, DemocracyOS fue utilizada en el año 2013 en Túnez con la finalidad de poner en discusión la reformulación de su constitución nacional.

¿Cómo miden el impacto de estas tecnologías?

En Democracia en Red buscan entender “cómo estás nuevas voces inciden en los espacios de toma de decisiones tradicionales”, y para ello se enfocan en medir el impacto de la tecnología a través del alcance, el tono de la conversación, y la actividad que desarrollan los usuarios en la plataforma. Con ese objetivo, han desarrollado una metodología específica de seguimiento y de evaluación explica Ana Lis. 

Sin embargo, nunca se está exento de aciertos y dificultades en la implementación de los procesos tecnológicos. En este sentido, Ana Lis señala tres grandes aciertos:

-En términos de implementación: hace alusión a la innovación e inclusión de estas nuevas tecnologías por parte de aquellos organismos de carácter público-estatal que se desempeñaban con una metodología tradicional de toma de decisiones;

-En términos de desarrollo y de diseño: considera que el acierto ha estado en “siempre haber apostado por los lenguajes de desarrollo más innovadores y contemporáneos y actuales dentro de la comunidad de desarrollo”, y;

-En términos del atractivo de la herramienta: se ha buscado tener un vínculo estrecho y actualizado con la comunidad opensource, “lo que hace que el proyecto sea eminentemente colectivo”; y buscar que esta tecnología sea atractiva para desarrolladores de todo el mundo, por el impacto político que tiene y por lo innovador de su desarrollo tecnológico.

Respecto a las dificultades, Ana Lis plantea como una de las más importantes, la administración de los recursos escasos, tanto humanos, como económicos y de tiempo. Por tanto, al momento de tomar una decisión, aúnan esfuerzos solo en la ejecución de aquellos proyectos que consideran más prioritarios y relevantes.

Cultura de Red: soluciones colectivas para problemas locales

Recientemente, en América Latina, los movimientos sociales están innovando en la manera de afrontar las dificultades sociales y políticas locales a través del tendido de redes con otras organizaciones o actores que no necesariamente se encuentran dentro de sus límites estatales. Lo transversal de las dificultades políticas y las debilidades que se observan en nuestro sistema democrático, permiten generar una articulación en la búsqueda de soluciones conjuntas. Estas soluciones deben partir necesariamente de un esfuerzo colectivo, que trascienda a la organización de cada movimiento en particular. Por tanto, esta sinergia debe ser solidaria y debe cooperar en la búsqueda de soluciones conjuntas, poniendo énfasis en lo heterogéneo y diverso de los actores que componen estas alianzas, afirma Ana Lis.

Para Ana Lis, “No es necesario que todos estemos haciendo lo mismo, pero es más enriquecedor esta apuesta a la transformación, al fortalecimiento de nuestras democracias que va a partir de la alianza entre estas organizaciones plurales, diversas, que encontramos acuerdos coyunturales que nos permitan avanzar. Homogeneizarnos no es un fin en sí mismo, sí la articulación”. De esta manera, la cultura de red se constituye como otro pilar sobre el que ejercer la ciudadanía de manera colectiva, incidiendo en los espacios de toma de decisiones y en la formulación de propuestas que generen un impacto real sobre sus comunidades.

Tips para innovadores:

  • Construir CON otros/as. Las soluciones cívicas sólo se alcanzan cuando construimos con otras organizaciones, cuando los problemas públicos se observan desde diferentes ángulos. El horizonte no es construir soluciones PARA un grupo sino CON un grupo.
  • El mapa, antes de partir! ¿Han pensado el propósito, el alcance y los resultados esperados para la instancia de DemocracyOS (u otra herramienta cívica) que se iniciará? Planificar, para luego poder recalcular!
  • ¿Quiénes somos todos/as? Muchas veces decimos que queremos que TODOS participen en nuestro proyecto. Despleguemos ese todos/as. ¿A quiénes nos referimos? ¿Cómo vamos a involucrarlos? ¿Cómo vamos a contactarlos?
  • Información, información, información. ¿Qué tema discutiremos? ¿Qué sabemos de la historia alrededor de él? ¿Cuáles son las organizaciones territoriales que lo impulsan? ¿Qué sabemos de la legislación vigente? A investigar, a conocer, a contactarlas!
  • Comunicación permanente. Tomemos notas del proceso, de las decisiones, comuniquemos eso con todos los participantes.
  • El cambio será un camino colectivo o no será.

[1] Sitio Web: http://democraciaenred.org/

[2] 2015, Pág. 28 http://www.democraciaparaelsiglo21.org/book/que-democracia-para-el-siglo-xxi.baja.pdf#page=25