CERRAR X

Contáctanos

Completa el  formulario, y nos pondremos en contacto.

Gracias! Nos pondremos en contacto.

Oops! Tente novamente

ASOCIACIÓN SOLARIS

“Buscando mejorar las condiciones de vida de las poblaciones en situación de pobreza a través del empoderamiento de las personas”

PERÚ

Por Melisa Gorondy Novak

A partir del proyecto Mucho con Poco, iniciativa que desde Asuntos del Sur busca crear y fortalecer nuevos liderazgos en América Latina, se han identificado numerosos e importantes proyectos sociales innovadores en la región, que han requerido de una baja inversión para su constitución e impacto. Desde de dicha travesía emprendida, en la cual nuestra única guía para avanzar ha sido el acercarnos hacia aquellas iniciativas que mejoran diariamente con su accionar la situación de los derechos ciudadanos de las personas en la región, hemos llegado a conocer a la Asociación Solaris del Perú.

Solaris es una organización no gubernamental cuyo horizonte principal es contribuir a la mejora de las condiciones de vida y al desarrollo económico y social de las poblaciones más necesitadas del país andino. Es una organización que con más de 14 años de experiencia se ha constituido en uno de los proyectos sociales más abarcativos que desde MuchoConPoco hemos llegado a conocer.

Dedicada a la búsqueda del desarrollo sostenible de las familias y de las comunidades afectadas por la pobreza y la exclusión, a través de un modelo integral que impulsa la generación de capacidades y la solución autónoma de sus problemas, ha logrado colaborar con cientos y cientos de familias peruanas a accionar de un modo que les permita vivir sostenidamente en la región. En este sentido, la Asociación Solaris conforma un proyecto innovador dada su pretensión de generar un real empoderamiento de las personas afectadas por la pobreza, para que de ese modo logren alcanzar por sus propios medios un mejoramiento de su calidad de vida.

La importancia de considerar todas las variables

La pobreza es una de las principales problemáticas que aqueja a los países de Latinoamérica, dentro de los cuales Perú es uno de los más afectados. Este es un fenómeno que a pesar de tener muchas dimensiones, a efectos de su estudio práctico y tratamiento presuroso, tiende a ser definido de un modo simplista como la incapacidad de una familia de cubrir a partir de su gasto familiar una canasta básica de subsistencia. Dicho enfoque metodológico, que clasifica a las personas como pobres o no pobres según un criterio económico, conlleva a que su tratamiento, por parte de los organismos públicos principalmente, sea orientado hacia esa única variable, dejando muchas veces de lado otras dimensiones que el concepto de pobreza abarca.

En este sentido es de suma relevancia resaltar que las familias que enfrentan una situación de pobreza se ven afectadas por una variedad de problemáticas, como secuelas en la nutrición, en la salud y en la capacidad para recibir instrucción, situaciones que en la generalidad de los casos resultan dificultosas poder ser remontadas, aunque los ingresos mejoren. Asimismo, una población sumida bajo la pobreza posee una baja expectativa de vida, sufre de altas tasas de incidencia de enfermedades, conforma una mano de obra poco calificada y, por todo ello llega a constituir una fuerza de trabajo poco productiva.

Ante esta situación, en la cual muchas veces la pobreza es atacada de modo simplista, sin considerar la integralidad de la problemática, es que la Asociación Solaris ha buscado ofrecer alternativas más abarcadoras que tengan en cuenta la diversidad de situaciones que la misma pobreza genera hacia las poblaciones.

De ese modo, Solaris, junto a la dirección de nuestra “líder mucho con poco” Carmen Pisfil García, ha venido realizando un trabajo sostenido en zonas estratégicas del Perú, accionando desde diversas líneas de intervención, incluyendo diferentes sectores profesionales, buscando lograr un desarrollo integral de las poblaciones pobres y excluidas del país, con la finalidad última de generar el completo mejoramiento de la situación de peruanas y peruanos que por la pobreza se ven afectados.

A lo largo de un grato diálogo junto a la directora de Solaris hemos conocido que dicha decisión de luchar contra la pobreza de un modo integral, profundo y abarcativo fue tomada aproximadamente desde la constitución de la organización. En este sentido, si bien al inicio realizaban trabajos de asistencia, al poco tiempo de haber asumido la responsabilidad de colaborar con las poblaciones pobres de Perú, comenzaron a darse cuenta que éste no era el modo en que iban a lograr generar cambios significativos, por lo que fueron orientando su accionar hacia la ejecución de proyectos de desarrollo propiamente dichos.

Con este camino trazado, realizan actividades diversas en búsqueda del mejoramiento tanto de los ingresos económicos de las poblaciones más necesitadas, como así del acceso a los servicios de salud, llegando a contemplar de igual modo las condiciones y calidad del aprendizaje en las escuelas, la nutrición de los niños, así como el abastecimiento adecuado de agua potable y saneamiento básico en las comunidades.

Solaris Perú actualmente orienta sus esfuerzos a través de tres grandes programas: Desarrollo Educativo, Salud para el Desarrollo y Desarrollo Económico Rural. A lo largo de estas grandes líneas de acción ellos se van interconectando componentes de organización social, infraestructura, saneamiento básico, cultura y medio ambiente, variables que son transversales a cada uno de los programas.

Junto a este idea de actuar en la integralidad, su apuesta se lleva a cabo en vastas zonas del territorio peruano: intervienen en las regiones de Chiclayo, Trujillo, Andahuaylas, Paruro, Marangani, Urcos, Ayaviri, Ácora, Yunguyo y Arequipa, buscando mejorar de un modo profundo las condiciones de vida de las poblaciones pobres que allí se encuentran.

El elemento clave: gestión por resultados

Bajo la iniciativa de accionar contemplando la variedad de situaciones que el mismo concepto de pobreza encierra, la gama de proyectos en la cual han venido trabajado Solaris constituye un entramado de decisiones y actividades a realizar bastante amplia. Para lograr todos aquellos objetivos propuestos, desde la organización han tenido que contar con alguna herramienta clave que les permita organizarse de un modo lo más perfecto posible. En este sentido, el instrumento que les ha posibilitado efectuar aquel tipo de accionar profundo, ha sido “la gestión por resultados”.

La gestión por resultados, también denominada administración por objetivos o dirección por resultados, implica un cambio sustancial en las modalidades de accionar que tradicionalmente han instrumentado las organizaciones sociales. Desde Solaris, basándose en ello, han orientado su desempeño organizacional en función de los resultados obtenidos, en lugar de hacerlo en referencia al cumplimiento de normas y procedimientos establecidos, lo cual les ha permitido alcanzar grandes logros en su desempeño día a día.

Según nos ha hecho saber Carmen, la posibilidad de contar con una cadena de resultados les ha permitido delimitar de modo claro aquello que se quiere lograr en los objetivos estratégicos y asimismo le ha facilitado la evaluación posterior del impacto alcanzado, proveyéndoles de igual modo conocimientos acerca de las decisiones mas acertadas, como sobre los errores cometidos, para hacer de su accionar un proceso en constante aprendizaje.

En suma, Solaris que deseaba ser abarcativa y profunda en su lucha contra la pobreza, contemplando la pluralidad de variables involucradas por la misma, fomentando asimismo el empoderamiento de las poblaciones peruanas afectadas por dicha situación, necesitaba para ello un modo de actuar organizado, que no implicara límites y trabas algunos, que permitiera concretar de manera perfecta las decisiones tomadas y caminos emprendidos y que otorgara libertad así como espacios de acción coherentes y ordenados. Al respecto, su decisión por optar la gestión por resultados ha sido acertada y sumamente enriquecedora para las actividades emprendidas por Solaris, debido a que les ha posibilitado lograr la consistencia entre los objetivos estratégicos de la organización y los planes de cada una de las áreas abarcadas por la misma.