CERRAR X

Contáctanos

Completa el  formulario, y nos pondremos en contacto.

Gracias! Nos pondremos en contacto.

Oops! Tente novamente

ArsQvitensis

"Redes sociales de sociedades en redes, la experiencia de ArsQvitensis junto a Pablo Escandón"

ECUADOR

Por Ignacio Carrillo 

 

¿Cómo ves América Latina en la actualidad?

Como la he visto siempre, rica, divertida, amena, así somos la gente de acá, decir no, es que la situación, la crisis, eso es pasajero, la gente, siempre somos divertidos, siempre somos amigables. Somos la gran patria, sí y no. Somos completamente distintos pero somos muy amenos…

Redes sociales de sociedades en redes

Frases trilladas si las hay, “la globalización nos está llevando por delante”. Esta globalización que acerca las distancias y nos brinda diversas tecnologías que configuran de forma distinta e innovadora las relaciones entre las personas en el día a día. El camino desde lo total y globalizado a la particularidad de las relaciones diarias, culmina en la definición de la actualidad de un continente en la forma de ser de sus personas y sus amistades.

El papel de la interacción entre personas y las tecnologías digitales lo vemos en el ejemplo que Pablo Escandón nos cuenta sobre su papá,  es un hombre de 70 años  al que no le interesa estar conectado, pero a su mamá si, al padre no le interesa el celular, a su madre le interesa estar conectada a internet. A él le gusta tener cable y escuchar música satelital.  Son dos formas de conexión diferente. Con sus hijas el consumo de redes sociales se da a partir de Youtube de forma igual a tantos niños que pasan tardes enteras viendo videos de dibujos animados. Entonces nos preguntamos ¿Cómo son generados los contenidos para estos consumidores?

El principal problema que él encuentra y ahí es donde su activismo se pone en juego es la implementación diaria y cotidiana de herramientas tecnológicas por las cuales no nos preguntamos el fin de su uso, solamente las usamos porque están ahí a mano.

Hay que saber canalizar los cambios en educación, generando contenido y la gente tiene que saber cómo trabajarlo. Según Pablo, se presentan las mismas deficiencias tanto en chicos que salen del colegio con 18 años, con personas que están en los 50 años, y eso es algo crítico. “Son generaciones que tiene  el mismo lío. Deficiencias en la concepción de  ¿para qué lo hago? Está, usá, tené”. Y nos cuenta otro ejemplo “¿Para qué me compro un Mercedes en Quito donde hay calles estrechas y un tráfico infernal si no lo voy a poder usar al carro?” ¿Para qué estoy tan presente en todos lados si no tengo contenido?

Ser parte del mundo actual, no trata solo de tener una gran cantidad de aplicaciones instaladas en el celular. También es necesario crear contenidos propios que cuenten nuestras historias, es decir, herramientas que nos sirvan para relacionarnos de la forma que los latinoamericanos vivimos cotidianamente. Tener juegos para divertirnos en base a nuestros cuentos populares y con ello no hago referencia a una idea radical sobre juegos aborígenes, sino a cuentos que escuchamos cuando somos niños. Portales de noticias donde encontramos las publicaciones ordenadas por la forma a la que estamos acostumbrados a buscar. Así como ver películas y escuchar chistes en las que actúan nuestros actores y cómicos.

Por otro lado, el sistema educativo todavía no ha desarrollado en sus contenidos una adaptación  o no existe una real pedagogía que las incluya. Y esta limitación junto con la conectividad, son dos problemas que excluyen a las personas del sistema.

Pero no todo son limitaciones e inconvenientes, proyectos como Medialab y ArsQvitensis innovan con tecnologías principalmente desde la comunicación digital, la cibercultura y tecnologías ancestrales. Apuestan a encontrar la forma en que la ciudadanía se apropia completamente de los contenidos existentes en la red para elaborarlos, reinterpretarlos y ponerlos nuevamente a circular en cualquier plataforma generando una sociedad en red de ciudadanos que participan.

La importancia de estos proyectos radica en concientizar a la ciudadanía de las herramientas que dispone y como utilizarlas. Por ello es necesaria la multiplicación de estos espacios en todo el continente para abarcar mayor cantidad de temáticas y dejar la menor cantidad de personas afuera del sistema.